Hugo Echegaray – La Practica De Jesus

De un zarpazo la muerte se hizo presente en Hugo, apoderándose de él con tal rapidez que el proceso apenas pudo ser seguido por la conciencia y el sentimiento de los  que estábamos a su lado, su familia, sus amigos. La muerte fue destruyendo su organismo, frágil más en apariencia que en realidad; lo último en ceder fue la terca lucidez que contra toda previsión médica conservó hasta que no tuvo más soporte físico. Era un hombre joven en la plenitud de la vida, una vida que comunicaba con un tono muy propio; más bien a ritmo tranquilo y sereno, pero a manos llenas.

Por eso si su muerte fue un doloroso y repentino acontecimiento, su vida es una alegre y duradera noticia.

Link:
Uploading

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s